Mundo de palabras

septiembre 3, 2006

Dos intentos de diálogo

Filed under: Cuaderno de notas — mundodepalabras @ 1:46 pm

El dueño del autógrafo original con el fasificador

-Chamo, pero ¿no te dije que el tipo ese se había muerto en el 82?

-Se me chispoteó, pues, ¿cuál es tu rollo?

Anuncios

septiembre 2, 2006

Historia de los niños psíquicos

Filed under: Cuaderno de notas — mundodepalabras @ 2:13 pm
Emisarios del Amor-Los niños psíquicos hablan al mundo
“Emissary of Love – The Psychic Children Speak To The World”-
de James Twyman.

Carta reciente de James Twyman, el “Trovador de la Paz”

Queridos amigos:

Este es uno de los correos mas importantes que les haya escrito. Alrededor de los ultimos seis años he viajado a paises en guerra y meditado con emisarios de luz en reclusion. Pero nada se compara con mi experiencia reciente en Bulgaria con los niños psiquicos o la inesperada revelacion que recibi de uno de ellos no hace mas de diez minutos.

Tomate un momento para leer este correo y el increible mensaje de los niños psiquicos. Sientete libre de pasarlo a cualquiera o a publicarlo en vuestras propias listas.

Dejenme hacer un poco de historia para aquellos que no estan al tanto de estas experiencias. La mayoria de ustedes han escuchado hablar de que los Niños Indigo y los Niños Psiquicos estan emergiendo para asistirnos en este salto evolucionario de conciencia. Este es un fenomeno real, tal vez mas real de lo que nosotros creemos.

Yo me di cuenta de esto en enero del 2001 cuando estaba dando una conferencia en San Francisco y conoci a un niño bulgaro de diez años llamado Marco que mostro los poderes psiquicos mas increibles por mi nunca presenciados (sin mencionar que tres dias despues de conocerlo, no podia tomar en mis manos una cuchara sin que se doblara hasta partirse, síntoma que persiste hasta hoy. Pero esa es otra historia).

Unos meses mas tarde, despues de ver a Marco en una serie de sueños, viaje a Bulgaria para conocer mas, y descubri que en un monasterio perdido en las montañas se dedican al entrenamiento de estos increibles niños, antes de que puedan ser pervertidos por los programas educativos del gobierno diseñados a “cosechar” sus poderes con propositos politicos.

El monasterio estaba en el proceso de entrenar cuatro niños en ese momento y fui muy afortunado al pasar unas horas con cada uno de ellos.

Hubo dos cosas que todos mencionaron. La primera fue una pregunta que ellos sentían que habian venido a hacerle a la humanidad, una pregunta que puede ser la clave para que cada uno de nosotros acepte su propia iluminacion. Ellos preguntaron: como actuarias y que harias si te dieras cuenta que eres un Emisario del Amor ahora mismo? (este es mi fraseo
personal para expresar las muchas formas como ellos expresaron la idea). La segunda fue acerca de una red, una reticula energetica que ellos habian estado tejiendo alrededor del planeta que les confiere la posibilidad de hacer contacto con todos los niños psiquicos en vida de hoy en dia. Es sobre esa red de la que quiero informarles ahora.

Emisarios del Amor-Los niños psíquicos hablan al mundo
“Emissary of Love – The Psychic Children Speak To The World”-
de James Twyman.

Carta reciente de James Twyman, el “Trovador de la Paz”

Queridos amigos:

Este es uno de los correos mas importantes que les haya escrito. Alrededor de los ultimos seis años he viajado a paises en guerra y meditado con emisarios de luz en reclusion. Pero nada se compara con mi experiencia reciente en Bulgaria con los niños psiquicos o la inesperada revelacion que recibi de uno de ellos no hace mas de diez minutos.

Tomate un momento para leer este correo y el increible mensaje de los niños psiquicos. Sientete libre de pasarlo a cualquiera o a publicarlo en vuestras propias listas.

Dejenme hacer un poco de historia para aquellos que no estan al tanto de estas experiencias. La mayoria de ustedes han escuchado hablar de que los Niños Indigo y los Niños Psiquicos estan emergiendo para asistirnos en este salto evolucionario de conciencia. Este es un fenomeno real, tal vez mas real de lo que nosotros creemos.

Yo me di cuenta de esto en enero del 2001 cuando estaba dando una conferencia en San Francisco y conoci a un niño bulgaro de diez años llamado Marco que mostro los poderes psiquicos mas increibles por mi nunca presenciados (sin mencionar que tres dias despues de conocerlo, no podia tomar en mis manos una cuchara sin que se doblara hasta partirse, síntoma que persiste hasta hoy. Pero esa es otra historia).

Unos meses mas tarde, despues de ver a Marco en una serie de sueños, viaje a Bulgaria para conocer mas, y descubri que en un monasterio perdido en las montañas se dedican al entrenamiento de estos increibles niños, antes de que puedan ser pervertidos por los programas educativos del gobierno diseñados a “cosechar” sus poderes con propositos politicos.

El monasterio estaba en el proceso de entrenar cuatro niños en ese momento y fui muy afortunado al pasar unas horas con cada uno de ellos.

Hubo dos cosas que todos mencionaron. La primera fue una pregunta que ellos sentían que habian venido a hacerle a la humanidad, una pregunta que puede ser la clave para que cada uno de nosotros acepte su propia iluminacion. Ellos preguntaron: como actuarias y que harias si te dieras cuenta que eres un Emisario del Amor ahora mismo? (este es mi fraseo
personal para expresar las muchas formas como ellos expresaron la idea). La segunda fue acerca de una red, una reticula energetica que ellos habian estado tejiendo alrededor del planeta que les confiere la posibilidad de hacer contacto con todos los niños psiquicos en vida de hoy en dia. Es sobre esa red de la que quiero informarles ahora.

Temprano esta noche, yo estaba remojandome en un baño caliente en nuestro jardin trasero cuando escuche una vocesita en mis oidos. Al principio no estaba seguro si era mi imaginacion o si tal vez estaba escuchando una conversacion en algun jardin vecino. Pero entonces reconoci la voz. Le pertenecia a uno de los cuatro niños que conoci en el monasterio de Bulgaria, un joven llamado Thomas. El fue el niño que me hablo mas acerca de la red energetica y de repente tuve la impresion de que estaba conmigo de nuevo, pero yo no estaba seguro como pasaba esto. Todo lo que puedo decir es que el mensaje me llego y que es uno de los mensajes mas impactantes e importantes que yo haya escuchado, que me confirma algo que sospechaba desde algun tiempo.

El dijo que la red estaba lo suficientemente fuerte ahora como para ayudar a la mayoria de la poblacion de la Tierra. La red se habia establecido y era sostenida por niños psiquicos por dos razones:

1. Para atraer las almas de otros niños psiquicos que ayudaran a cambiar el actual paradigma.
2. Para ofrecer una plataforma energetica para que el resto de nosotros podamos acceder a ese lugar interno que nos facilite ascender a sus niveles de conciencia.
Thomas me explico que el trabajo estaba listo e inclusive ofreció un metodo de acceso a la red. Yo salte de la bañera e inmediatamente escribi este mensaje.
Hubo otra cosa. Thomas dejo bien claro que este mensaje era solo para ser compartido por personas que hicieran una “peticion” para recibirlo. En otras palabras, no era simplemente para publicarlo en un sitio de la red donde cualquiera puede encontrarselo. Explico que la verdadera magia solo puede ocurrir cuando se hace la peticion de la informacion. Se puede distribuir libremente a quien la solicite, pero tienen que pedirla. El mensaje viene en tres partes separadas (muy cortas) y sera enviado a todos en tres correos separados (N. del E: en proceso de traduccion al español para la RedLuz).

Hay dos formas de suscribirse al mensaje de Thomas en ingles:

1. Entra a esta direccion y haz click en subcribe <http://www.topica.com/lists/ThomasMessages&gt;

2. Envia un correo en blanco a <ThomasMessages-subscribe@topica.com>
De nuevo, sientanse libres de enviar este correo en particular a todo aquel que tu pienses que le puede resonar. Esta informacion se necesita compartir con la mayor cantidad de gente posible. Es muy real e importante.

Gran parte de la historia de los niños psiquicos sera publicada dentro de un mes en mi nuevo libro, “Emisarios del Amor”. El mensaje de Thomas no sera incluido, sin embargo, lo tengo publicado en ingles en mi sitio web, una conversacion con Thomas y otro chico llamado Ivan.

Simplemente visita <http://www.JamesTwyman.com&gt; y la veras al tope de la pagina (N. del E: tambien pronto en español en RedLuz

<http://www.elistas.net/lista/redluz&gt;). Yo creo que les sorprendera la profunda sabiduria que ellos muestran libremente.

Gracias por tomarte el tiempo de leer este correo y dejarnos saber si quieres recibir el mensaje.
En Paz

James F. Twyman

UNA VISION

Primer mensaje de los niños psiquicos de Bulgaria

Queridos amigos,

Gracias por solicitar recibir este mensaje de los Niños Psiquicos y en particular de Thomas, el chico que yo conoci el año pasado en un monasterio muy especial de Bulgaria. Mi vida cambio tanto desde esta aventura que yo crei que el cambio finalmente me estaba dejando descansar… eso fue hasta que escuche la voz de Thomas de nuevo (aquellos que hayan leido los correos que hice circular previamente, saben que esta voz la escuche cuando estaba relajado dandome un baño caliente, lo que hace la experiencia doblemente interesante). He pasado por un proceso peculiar desde esa noche y quiero describirles algo de el antes de que lean el primer mensaje de los tres enviados por Thomas. Creo que esto les hara comprender lo importante que es.

Nunca he sido un fanatico de canalizar o de los materiales canalizados. No es que no crea en el fenomeno, pero pienso que se ha convertido en algo demasiado sensacionalista (existe, como ustedes saben, una sola y verdadera fuente, Una Sola Mente expresandose en miriadas de diferentes formas). La noche que recibi la transmision de Thomas (odio usar esa palabra, pero es la unica que funciona), fue uno de los momentos mas penetrantes de canalización que yo haya alguna vez experimentado. Yo senti que algo habia sido descargado (N del T: en ingles download) en mi alma y que tomo varios dias en bajar. Pequeños retazos de informacion se filtraban a traves de mi conciencia y tengo que admitir que senti un poco de miedo en el proceso. El mensaje parecia demasiado simple y yo pense si habria gente que resonara con el. Alrededor de 19.000 personas de todo el mundo solicitaron la información y me pregunte que pensarian de esto. Sabia que estaba saliendo del limbo y me comenzaba a sentir un poco tembloroso.

Pero entonces le dedique un tiempo a cada uno de los mensajes de Thomas y senti que algo comenzaba a cambiar dentro de mi. Si, ellos son muy simples, pero tienen la presencia de una profunda energia que yo nunca habia sentido antes. Les recomiendo que respiren profundo como yo lo hice y que la sientan ustedes mismos. Todo lo que les puedo decir es que los niños son reales y que este mensaje es verdad y hasta esencial. Se ha dividido en tres partes.

El que les ofrezco hoy se titula ‘Una Vision’, el que le sigue ‘Una Profecia’ y finalmente ‘Un Mensaje’. Cada uno se apoya en el siguiente y culmina brillantemente en el ultimo mensaje.

La segunda y tercera partes fueron las mas profundas para mi.

Mis miedos perecieran haber desaparecido por ahora. Puedo sentir a los niños de Oz a la espera y ayudandonos a todos. Entonces, sin mayores comentarios aquí esta la primera entrega de Thomas. Recibiras pronto los dos textos siguientes.

Paz

James Twyman
http://emissaryoflove.com/children.htm

UNA VISION

Los niños de Oz estan en todas partes y nosotros estamos aqui ahora para ayudarlos a alcanzar sus sueños. Nosotros trabajamos concientemente juntos para fortalecer una red unica de energia que haga posible que la humanidad literalmente salte a un nuevo nivel de amor y compasion. La red esta lista para apoyar a cualquiera que reclame esta realidad. Los tres mensajes que les ofrecemos durante los tres siguientes dias van a trabajar en los niveles
sutiles de vuestra psiquis, abonando la tierra de vuestro corazon para recibir la semilla del Nuevo Mundo. El mensaje comienza hoy con una vision.

Les pedimos simplemente que la lean y consideren los simbolos. Aunque no los comprendan con la mente, vuestro corazon lo comprendera.

Imagina que estas cruzando una enorme puerta y que te ves a ti mismo parado frente a la entrada de una gran iglesia o catedral. Es un edificio antiguo, aunque no tiene ni estatuas, ni pinturas, ni reliquias y ninguna clase de altar. El edificio esta desnudo, como si estuviera privado de vida. Tu deambulas alrededor y el sentimiento de vacuidad llena tu corazon. Es
imposible saber lo que pasa alli, solo que esta iglesia estuvo una vez viva y ahora esta muerta.

Entonces escuchas un sonido como por encima de ti y volteas hacia arriba buscando la causa. Te das cuenta por vez primera de la presencia de un andamiaje que sube por la pared de piedra, que con un intrincado sistema de tablas sostiene a un grupo de gente que trabaja en el techo. Es un grupo de niños que estan moviendo sus pinceles y otras herramientas. Muchos de ellos miran hacia abajo sonriendote y el sentimiento de vacuidad desaparece. Ellos pintan un mural, una hermosa escena de brillantes colores y rostros serenos.

La fria iglesia se hace insoportable y tu sientes la necesidad de subir al andamio y pararte junto a los niños. Uno de los niños, que pareciera haberte leido el pensamiento, se mueve para que asciendas los escalones y te reunas con ellos.

Al principio te cuesta moverte, pero con cada paso tu energia se incrementa.
Tu vas subiendo una mano despues de la otra por las barras metalicas, en pocos momentos estas en el techo y muchas manitas te alcanzan y sostienen.

Finalmente puedes ver los detalles de la pintura y estas completamente asombrado. Tu nunca habias visto algo tan hermoso e irresistible. Estas mirando el Nuevo Mundo y a la vez no es nada nuevo. Es el mundo que siempre habias soñado, un mundo en perfecta paz. Todos los niños se juntan a tu alrededor y sonrien porque se dan cuenta de lo contento que estas con su trabajo. Entonces la iglesia, el andamiaje y todo lo que viste desaparece y
eres rodeado por la maravillosa escena. Y el mundo entero viene contigo…

Biografía de Mario del Monaco

Filed under: Cuaderno de notas — mundodepalabras @ 2:04 pm

Mario del Monaco (Florencia, 27 de julio de 1915Mestre, 6 de octubre de 1982) fue un tenor italiano.

Mario del Monaco nació en un familia florentina, musical y acomodada. Estudió el violín pero siempre fue un apasionado del canto. Se graduó en el Conservatorio Rossini, en Pésaro, donde conoció y cantó por primera vez con Renata Tebaldi. Raffaelli, su maestro, reconoció su talento y le ayudó a iniciar su carrera. Se casó en 1941 con Rina Filippini.

Debutó en un papel importante el 31 de diciembre de 1940 como Pinkerton en el Teatro Puccini de Milán. Obtuvo un gran reconocimiento por su interpretación del papel de Otello en la ópera de Verdi, el cual abordó por primera vez en 1950 y fue refinando durante toda su carrera. Se ha llegado a decir que interpretó el personaje por lo menos 427 veces. Fue incluso enterrado en su traje de Otello. Fue pareja en varias grabaciones y representaciones de Renata Tebaldi, con quien grabó las óperas más conocidas de Verdi y Puccini, entre otros. Se retiró en 1975.

También se suele reconocer que era muy atractivo y potente en escena, un actor natural con un fraseo perfecto y una voz agradable. También se suele decir que poseía muy poco control de la voz, y en algunas grabaciones parece estar regularmente gritando más que cantando.

septiembre 1, 2006

Dos ideas inconexas pero posibles gérmenes de una historia

Filed under: Cuaderno de notas — mundodepalabras @ 6:58 pm

1)Me cuenta una alumna que el Dr. Brian Weiss, el de “Mucha vidas, muchos sabios”, se ha encontrado con unos niños pequeños que hablan arameo

 ¿qué me interesa de esta idea? que puede ser uno de esos casos en los cuales hay exageraciones acerca de las nuevas capacidades de los niños o cosas por el estilo, desde ese punto de vista me parece cómica. aparte, tiene algo como de misterioso o secreto

2)Leo en el semario “El negocio redondo” que alguien está vendiendo por bs. 200 mil un autógrafo del tenor Mario del Monaco en un programa del Metropolitan de Nueva York, según el anuncio en 1994. Acabo de averiguar que Del Monaco murió en 1982, así que pensaba en un nuevo rico que quiere comprar el autógrafo y no sabe esto.

 ¿qué me interesa de esta idea? que rápidamente pude ver un posible personaje. alguien de clase media venido a menos que trata de reunir todos sus recursos para algún fin y decide vender ese autógrafo que obtuvo en su último viaje al exterior. aparte hoy leía algo en el nacional que decía:

” La clase media en el imaginario cotidiano, seamos sinceros, es una abstracción, que todavía estira los últimos perfumes que compró en París con el dólar a cambio libre y firma remitidos para apoyar el incremento de las mensualidades de los colegios privados como una manera de evitar que los “tierrúos” compartan las mismas aulas con sus hijos, nada más.”

agosto 24, 2006

Segunda escena relato Ana

Filed under: Cuaderno de notas — mundodepalabras @ 2:28 pm

-Señor Jiménez, por favor…

El hombre, de braga amarrilla, extiende un papel y un bolígrafo, sólo espera su firma. Son las cinco de la tarde y cede el día. Una caja de libros fue la última en llegar.

Él se limita a realizar lo mínimo necesario para satisfacer el pedido. Trata de murmurar algo que suene a ‘hasta luego’, ‘muchas gracias’ o algo similar. Luego es efectivo en levantarse y acompañar a su visitante, llevándolo, dirigiéndolo hasta la puerta para hacerlo salir.

Cierra la puerta como si fuera un faraón que se entrega a la eternidad en una tumba desproporcionada.

El balcón.

Sobre el mar, cuyas olas apenas se perciben, hay rayones de anaranjado del sol que va desapareciendo. Voltea una de las sillas del comedor, se sienta, apoya el mentón en el respaldo de madera y deja pasar las horas.

Llega la noche. Todo lo que ve ahora es la uniformidad de azul profundo interrumpida por puntos luminosos fijos o intermitentes.

‘La vida es un balcón, Milena’, comienza a escribir en una carta con destinataria pero sin dirección de entrega.

‘Como el día que se reinventa en noche mirado desde un balcón, Milena, todo cambia para seguir igual pero cuánto ensañamiento hay en el proceso’.

Varias, muchas, demasiadas líneas.

Sólo se interrumpe para analizar si podrá adoptar un nuevo criterio para ordenar su biblioteca, lo demás son páginas y páginas de cosas que quedaron por decir.

Y ‘adiós, Milena’ para cerrar.

agosto 20, 2006

Escena de sexo cuento en cocción

Filed under: Cuaderno de notas — mundodepalabras @ 8:40 pm

Le dijeron, le chismearon, nunca hubo manera de comprobarlo. Ana sólo era Ana y su única circunstancia era el galpón, el polvo, las goteras, las películas viejas.

Camina hacia el rincón que hacía de oficina de Ana, se extraña de que puede hacerlo en la oscuridad, como si se tratara de su casa.

Tose.

Sobre el escritorio, Ana lo espera, desnuda, bocabajo. Una sombra se acerca, recoge el cabello sobre la espalda y lo acomoda hacia un lado. Sopla cálidamente recreando la columna vertebral que la poca piel de Ana le ofrece y llega hasta las nalgas, donde parece comenzar a resentir la falta de aire.

Respira y los escucha murmurar. ¿Canción? ¿Poema? ¿Palabras sin sentido?
Ella pregunta, afirma y exclama con desinterés:

-Llegaste…

Él cierra los ojos, los frota, los vuelve abrir y sólo hay oscuridad.

Ana tomó una beca para estudiar algo en España, algo, cualquier cosa. Ana no está. ¿A quién retienen noches intercaladas de sexo, un salario bastante cerca del mínimo legal y algunas películas viejas que no importan a nadie?

Ana no está pero él se va desnudando y comenta:

-Hoy te pensé ordenando los libros…

Vuelve la imagen, casi hiriente, Ana se voltea toda rostro, senos y sexo frente a él y lo mira a los ojos. Él no sabe si es cazador o presa y espera. En sus oídos escucha un eco amplificado de los latidos de su corazón.

Acerca sus labios y ella lo recibe. La levanta del escritorio y la coloca, no, la despliega sobre el piso, nuevamente bocabajo. Y son Ana y él otra vez, aunque ella se haya ido sin despedirse. La piel de ella reacciona a las asperezas y desniveles del cemento del galpón, él igual se acomoda para penetrarla.

Embiste furiosamente, quiere tatuarla como para que ella arrastre toda la pasión y ella está en uno de esos días en los que sólo se deja hacer. Si llega a sentir dolor estira los brazos hasta alcanzar una lata de película, parece por instante preguntarse cual podría ser, pero igual la aprisiona, a veces incluso la golpea contra el piso, como en un efecto dominó que va de él a ella de ella a la lata.

A veces se preguntan si alguien escucha, pero quién puede escuchar si a ese galpón nadie va, si sólo el anarquismo de la filantropía de su padre podía haberla descubierto para unos pocos más.
Terminan y él la voltea. La piel blanca llena de puntos rojos por la superficie del piso. En segundos el rojo será rosado, en minutos será blanco, tan blanco como siempre. Algún día él logrará dejar las marcas permanentes.

Se recuestan de lado, cuerpo sobre cuerpo. Acercan sus rostros al piso, les gusta escuchar los fluidos refrigerantes que comienzan a andar, como si se tratara de la sangre que fluye de nuevo en el cuerpo de un resucitado en los ductos que pronto protegeran tantas imágenes, tantas historias.

Algún día iba a dejar esas marcas permanente. Tenía esa certeza y con ella besaba a Ana nunca en la boca para despedirla: en la frente, en la mejilla o en un hombro y se perdía después de la puerta del galpón.

Nunca imaginó que estaría allí dentro, prisionero de una celda absurdamente inmensa, y Ana perdida.

Se viste de nuevo y se sienta al escritorio a pensar.

agosto 12, 2006

Un cuento en cocción

Filed under: Cuaderno de notas — mundodepalabras @ 8:43 pm

Escribir el texto que falta en un libro de relatos es, ni más ni menos, buscar la pieza más pequeña y delicada del engranaje de una máquina de alta tencología. Es el tornillo Phillips de cabeza particularmente estríada, la torre de precisión de una bujía japonesa.

 Y encima es peor si tiene que escribir en medio de la mudanza.

 Realmente hace poco, las cosas van bien, paga una compañía especializada que ha acomodado, embalado y transportado, en un camión equipado, todo asegurado, todo lo que se puede aspirar cuando se ha dispuesto todo y pagado todo. Él todavía sigue en el viejo apartamento, se aferra a la última mesa, la que irá en el último viaje, el desktop ya está en la nueva residencia, se defiende con su laptop.

Se aferra a esa mesa como un náufrago y piensa la metáfora y la teme, porque la gran conclusión que le dejaron las mudanzas con sus padres es que cada uno de esos traslados es un naufragio. Una tremenda tragedia donde se pierden fotos, memoria, libros, palabras, discos, melodías y quién sabe cuántas cosas más que forman parte del vacío que ahora le acompaña y, claro, si no logra recordar qué fueron, no puede buscar sustituto.

 O tal vez ni siquiera haya reemplazante posible, sólo la brecha que deja cada pérdida.

De los libros, sólo conservó consigo “Tres rosas amarillas” de Raymond Carver donde está el relato “Cajas”. Lo relee obsesivamente y se va sintiendo protagonista, narrador, personaje y acción de cada uno de los eventos del relato.

Estaba convencido de la importancia y conveniencia del proceso secuencial: primero, todas sus cosas fueron embaladas, en orden creciente de prioridad en esas cajas, luego las comenzarían a trasladar. Pero, mientras veía que el rompecabezas de su casa se desmontaba en cajas que se apilaban comenzó a preguntarse sino sería toda la mudanza un sueño y que ahora viviría de esa manera, con ese nuevo método de organización.

Esta sensación, un miedo, una ansiedad, desapareció cuando salió la primera caja. Simplemente bastó eso, un joven de un metro ochenta cargando un caja. No se podía saber qué iba en lla, pero cuando el joven traspasó el umbral, la mudanza comenzaba a consumarse.

 Es que incluso ve fantasmas. Ahora ha podido ver desfilar, una a una, las últimas mujeres que durimieron en ese apartamento. Parece poder distinguir como cada una llega a reclamar y se lleva aquellos objetos que, de alguna manera, podían decir que les pertenecía.

 Ha visto a Mariana llevarse unas hojas manuscritas que relataban una escena sexual de una novela inédita, de hecho, inconclusa, que recreaba casi al calo una noche entre ellos.

 Él quiere mudarse para tener adonde volver, él quiere viajar para poder sentir lo que es la emoción del regreso, del reencuentro. Con tantas cosas. Fantasea sobre ello.

 Siempre quiso tener un gran ventanal con vista al mar, una inmensidad azul, que se perdiera a su vista, que le hablara de infinitos, de la ausencia de limitaciones.

¿Qué es la felicidad total para él? terminar ese cuento, colocarlo en el libro y ver cómo funciona el engranajae. Pero al instante que lo relea completa comenzará la inquietud de un próximo libro a agrietar esa felicidad y nada podrá ser completo.

 Conoció a Ana en el mero formalismo burocrático de hacer un recorrido por las instalaciones donde la empresa donde trabajaba construiría una archivo de conservación de material fílmico. Ana era la responsable del galpón donde ahora se apilaban todas las latas de tal forma como si quisieran ser destruidas lentamente.

Era un galpón polvoriento, cálido y húmedo, inmenso, donde Ana se volvía aún más insignificante que lo que sus 50 kilos, su 1,60 de estatura y su piel blanca opaca la hacía.

Ese galpón donde casi nadie iba, que casi nadie conocía, comenzó a recibir las flores, los regalos y luego las visitas.

Y Ana jugaba con conciencia y después de las primeras veces ya había horas donde su ropa interior estaba guardada en su cartera y debajo de los vestidos y las faldas lo esperaba húmeda e impaciente.

Debajo de ellos se escuchaban los últimos sonidos de la jornada d elos obreros que preparaban todo el sistema de enfriamiento, a veces un teléfono sonaba, casi siempre equivocado, mientras ellos temblaban.

Después del amor, Ana se arrodillaba y trataba de buscar en el piso alguna evidencia para recolectarla y esconderla. A él siempre le quedó la duda: ¿sería para esconderla y no delatarse o para que nadie profanara esas pistas del placer?

 Le gustaba ver desde el nuevo balcón los aviones: de quienes se van por placer y vuelven pronto, de quienes se van obligados y no podrán volver, de quienes se van para nunca volver, para olvidar que estuvieron. Y es que, después de todo, el sabe que su caso no puede ser distinto: dos de los principales argumentos en la toda historia son alguien que llega y alguien que se va. 

Dentro de Ana se disolvía en partículos fluidas: sudor, semen, saliva, todas corriendo con agilidad de rio y desembocando dentro de aquellas cavidades que eran suyas.

 Ana siempre callaba durante el sexo. Él cerraba los ojos. Ella los tenía abiertos pero su mirada divagaba. A él le hubiera gustado decirle algo significativo al oído antes, durante o después del forcejeo casi violento de cada encuentro, pero siempre se trababan las palabras, como un niño aprendiendo a caminar se esforzaba proque ana tatuara en su cuerpo cada embestido y eso consumía toda su fuerza.

A veces se detiene y piensa en la correspondencia: todos los sobres que por semanas, tal vez meses llegarán a su vieja residencia. Alguien podrá saber cuánto gasta en teléfono celular y a quién llama, leerá algtuna postal, recibirá algún material por subscripción que no pueda procesar su cambio de dirección a tiempo.

Los rótulos de la caja son, en general, genéricos. Libros, utensilios, archivos. Algunos se limitan a decir frágil, seguramente contendrán la vajilla que le regaló su madre, algún florero, posiblemente los discos.

 Él se detiene a observar la ceremonia del embalaje y, de repente, siente que se trata de una especie de técnicos funerarios, de embalsamadores de su vida en esas paredes.

Luego vendrá la resurección gloriosa, a la luz del sol que deja entrar el inmenso ventanal, pero quedan días de oscuridad, de muerte, de desolación.

Con cada caja que sale siente que la temperatura de la sala desciende alguna milésima parte grado centrígrado y aunque sabe que debe ser algo sicóligco igual su piel lo resiente y, de repente, eriza algunos vellos.

 A veces él llegaba con ímpetu, con hambre y la arrebataba. Otras veces se aceraba a ella lo suficiente y esperaba para que se fuera trenzando sobre él, como una enrredadera, y ella se aferraba hasta casi asfixiarlo.

agosto 11, 2006

Unas frases interesantes

Filed under: Cuaderno de notas — mundodepalabras @ 3:59 pm

Tomadas del documental 4 hermanas de Televisión Serrana de Cuba:

 “Cuando él amanecía…” (para referirse a que el hombre despertaba)

 “Cuando me siento agobiada me siento con un cigarro a ver el humo que se va y de a poquito ya no pasa nada, ya no hay tristeza ninguna.”

Blog de WordPress.com.